Wednesday, January 30, 2008

Cosas que sólo pasan en verano


El verano pasado sucedió algo trascendental en nuestras vidas: conocimos el vino barato. Arriesgamos nuestro capital para conocer la bebida de los panchas. Pero, y teniendo en cuenta que tenemos una reputación intachable de estudiantes responsables y obedientes, no podíamos ir al náutico, al pleno centro de reunión nocturna de la ciudad con vino berreta. Entonces yo (sí, no pudo haber sido otra) salí con la idea de la playa. La bajada de mi casa (que poca inteligencia). Teníamos hasta baño: del tercer arbusto para adentro; pero al dueño del lugar se le dio por ser prolijo y nos dejó sin lugar íntimo.

Para festejar que la primera de la barra empezaba con los exámenes del verano le tomé prestado un tabaco a mi padre y les hice creer a mis amigas que era de chocolate. Se dieron cuenta de mi mentirita blanca cuando Io se puso verde. También, la playa fue nuestra aliada.

Salíamos todas las noches como si fuera viernes, hasta que decidimos romper nuestros principios e ir al baile. Ita iba con la tía de una amiga que tiene un reparto de semillas en un camión amarillo. Nos aseguraron que el transporte (el camión amarillo) iba a estar limpio para la noche. Lo que no preguntamos fue dónde nos íbamos a sentar: en sillas de playa. Sin sostén y con un montón de pozos. Llegamos allá, nos aburrimos (no sé qué tenemos contra la multitud), vi a ese señor y volvimos en el camión amarillo de semillas. Dos días después y seguía sacando tierra de mis narinas.

La razón por la que Pata camina: llevé a Pata en su moto (ex ciau) a la bajada en la playa (que para ese momento ya era un santuario), esquivando pozos y riéndome de ella que iba con la cola en la parrilla y las piernas en el aire, haciendo equilibrio. A la vuelta Tefa manejaba la ex ciau de Pata y yo iba haciendo equilibrio con la cola hecha pedazos por la parrilla (y el exceso de pozos que nos comimos). Antes de llegar al destino (la rambla) nos pasaron un dato: pinchamos la rueda de atrás (por esa razón nos salía perfecta la imitación de la oveja).

Tefa cumple en febrero. La mamá le hizo un montón de comida que ella guardó aplastada en una bolsa y se la llevó al náutico. Alfajores de maicena con cerveza. El martini con pomelo (caliente), el hielo que se derritió y le mojó el pantalón a Pata. Y también fuimos a la fiesta anual donde me enteré que debo de ser la única persona que vive en una ciudad chica y no conoce a los vecinos.

“¿Por qué sacas tantas fotos?”, me preguntó Tefa mientras posaba.
“Porque en invierno las miro y me recuerdo que tengo vida”, le respondí.
Este año la que lleva la cámara es ella.


Estudiantes universitarias viviendo el verano, porque cuando empiezan las clases se acaba la vida.

Campamento 2007.

12 comments:

berti said...

si es verdad, el verano es el momento de la vida de una persona qeu le da sentido al resto del patetico anio (no tengo enie no es de burro)
pero el verano perdio algo que antes tenia, algo que gracias a dios yo llegue a ver, tal vez como la ultima generacion y como a todos mis amigos se nos llenan de lagrimas los ojos cuando hablamos de eso. LA LLAMA DE LA JODA SE ESTA APAGANDO!!
ya no quedan ganas de joder, creen que salir viernes sabado y domingo es una disparate y que son re jodones, en verano para todos nosotros no existian los fines de semana, es mas no nos acordabamos que dia era...y no importaba, todos los dias eran un dia para joder!!

bueno eso es lo qeu tengo que opinar del verano en mi vida, hace anios no tenog un buen verano como los que tuve hasta cuarto anio de liceo (dos veranos atras) el mejor verano de mi vida..
pero ahora con la nueva adquisicion de la barra KAKI esperamos qeu mejore nuestras vidas con su toque femenino...no que nos haga gays que ella se haga la TORTA DE PORRO (chiste interno no pidan explicacion)

Emma said...

Berti (mi hermano hermoso que está de intercambio en California) tiene razón: la llama se está muriendo y hay que revivirla.

Equi said...

Que descubrimiento el vino barato, ha sabido acompañarnos durante mucho tiempo y ahora solo nos falta conocer el "vino caro" jaja.
Viajar en una camineta sucia, salir a bailar y embolarse, vivir en la playa, anecdotas varias, que lindos recuerdos!!!

chav chav

juan rafael said...

Sin las fotos cuando tengamos Alzheimer, no recordariamos nada, je,je. Bien hecho.
Besos.

Emma said...

Equi, este verano descubrimos el vino fino. Cavernet suvignon (como sea que se escriba) cosecha 2004. Un vino rosado obsequio de mi papá... "eso es vino de mujeres" me dijo.
Iugla, no sé si es por lo berreta o qué, pero el vino barato sigue en lo más top de las noches de verano!

Bichicome said...

Si.. el vino barato es toda una experiencia sobre todo 24 horas despues.

Vida.. que es vida??

ÍO said...

TIENE QUE HABLAR UNA PARTICIPANTE DE ESAS SALIDAS!!! SOY YO

INUMERABLES NOCHES DE HACER NADA Y PASÁNDOLA GENIAL, NO SABER QUE HORA ERA, NI QUE DÍA VENIA POR DELANTE!!!

ESTE ÁÑO MEJORA MAS!! RECIÉN EMPIEZO MIS VACACIONES Y TENGO SILLA PARA IR A LA RAMBLA!!

GRACIAS A EMMA!!!!

BESOS

ROC!O

Emma said...

bichicome, a veces ni siquiera hace falta esperar 24 horas. Lo que sí se espera es ¡no despertar al mediodía siguiente! o un buen trago de Undemberg...

Sergio said...

Asi se vive la vida como tu lo haces, viva la diversióna cualquier costo, menos la dignidad.

Saludos

Jok€r said...

las vacaciones son los mas y cada año q pasa y vemos fotos viejas y recuerdos nos damos cuenta de todo lo que vivimos y las cosaslindas que nos paso.
El vino barato jaja vino patero? un beso nos leemos

Paula said...

Hay cosas que solo pasan en verano y hay veranos, que se nos pasan de largo... saludos. y salud!

Si, mi reina said...

Empiezo el comentario, coincido totalmente con Bichicome,cada vez que tome vino berreta,24hrs despues 100mpre juraba no volver a tomarlo x la temida resaca. Mis peores borracheras fueron asi,con esa bebida.
Cuando mi hermano mas chico me cuenta que xa divertirse mezclan speed con wisky y otras cosas,me da gracia pues nosotros con un vino de esos haciamos la joda y las inconciencias mas grandes.
Nuestras mejores vacaciones (y cuando me refiero a mejores,no me refiero al lugar ni a la extension de las vacaciones, sino a la diversion)eran las de setiembre en Termas de Guaviyu. No teniamos resaca porque simplemente pasabamos todos los dias borrachas,empezabamos tomando tal cual "señoritas" martini y cerveza, terminabamos tomando vino en caja(patetico!).y cuanto nos divertiamos, si habra historias xa contar,motivo de post,creeme.
un abrazo,