Saturday, October 06, 2007

Las patadas de la vida

(Sí, la cambié por completo a la entrada)

Aunque mi familia no es chica, estoy llena de parientes que no son nada mío, pero tienen una amistad de años con mis padres, como mi tía Mariana, mi tía Brenda o mi tío Wilmar. El etcétera es demasiado largo como para nombrarlos a todos. Pero a todos los quiero como si de verdad llevara su sangre. O más.

Había estado trabajando en un casino el tiempo suficiente como para saber que nadie podía ganarle a la banca y que el wishky ya le estaba destrozando el hígado. Volviendo a casa una madrugada supo que ya era hora de buscar otra cosa. No quería más noches sacándole dinero a borrachos ni mañanas internado porque el hígado se revelaba contra la bebida.

Su tío le consiguió trabajo en Buenos Aires. A partir de ese momento lo único que tuvo que organizar fue la fiesta de despedida con sus amigos. La barra de toda la vida, los amigos que acampaban todos los veranos y filosofaban después del cuarto vino. Las amigas que ganaban los concursos de primavera y las que estudiaban en la facultad. Todos tenían una cosa en común: eran amigos de toda la vida.

Uno puso la casa, otros la bebida y entre cosa y cosa todos se olvidaron de la comida. No hacía falta mucho para divertirse, sólo tenían que estar juntos. El tiempo se le fue hablando con el Facha y el Coti, hasta que las mujeres se pasaron de relajo en un rincón. Miró hacia allí y la vio.

Su amiga de toda la vida. La rezongona, inteligente, vivaz, la astuta que siempre lo sacaba de problemas. Ella.

Ella estaba allí. Y él se iba para Argentina.

Emma.
(Con cariño para Alicia, Ella)

4 comments:

Jok€r said...

no c si lo que contas es triste o alegre... no saber estar uno sin el otro debe ser dificil, y no tener hijos, no c por que... tambien, te dejo un saludo nos leemos!

Emma said...

no sé si es triste o no, pero pasa. ¿o no?

fantasía said...

con demasiada frecuencia...

Emma said...

Cambié la entrada por completo y dudo que alguien la lea ahora, pero bueno. Nada más quería decir como habían sido las cosas al principio no ahora. Esa fue siempre mi intención pero antes no lo había logrado como me gustaba. Así que acá los dejo con el inicio. Ahora llevan AÑOS de casados y muchos más por estar juntos. La vida tiene formas de darnos en la cara con todo para que nos demos cuenta de lo que nos da.