Thursday, November 02, 2006

Diosa romana




Juno, la nueva yegua.
Fue a conocerla. Después de que todos los miembros de su familia tenían un caballo, la única que faltaba era ella; era lo que siempre sucedía, todo gracias a que era la menor. Pero al fin, un día después de su cumpleaños, había nacido su yegua. Y le puso Juno, como una de las diosas romanas: de las mujeres, del Estado, reina del Olimpo (lugar donde habitaban los dioses griegos). ¿Qué más honores podía rendirle a su yegua?
Emma.

4 comments:

Mery said...

Es hermosa. Como su nombre.
Besos
Mery

fantasía said...

Qué potro tan bonito! ¿sabes? me gustan los caballos pero les tengo miedo si son grandes, cuando me acerco a ellos para acariciarles, me miran de forma extraña y echan sus orejas hacia atrás ¿por qué lo harán?
Besitos

Emma said...

Fantasía: ni idea de porqué hacen eso. Sé que hay que soplarles cerca de la nariz para darte a conocer, cuando ellos soplan también ya los puedes acariciar sin problemas.

Publi Freak said...

qué buenos consejos! emma, no sabía lo de soplar cerca de la nariz, jaja.

Salú