Friday, June 06, 2008

En agosto

"Tengo dos hermanos, con extensión a tres"


No es que el de capucha sea bajo, sino que el otro es demasiado alto. Chispa medía 2,02 metros cuando llegó y 2,07 cuando se fue. Berti (el petiso) medía 1,75 cuando se fue y ahora (que ¡por fin! está por volver) pasa el metro ochenta. La nena, la chiquita, la bebe de la familia está casi más alta que yo, que soy la mayor y no sé porqué el ser "mayor" se asocia con la altura. En poco tiempo voy a ser "la pequeña de la familia". Bien dicen que los últimos serán los primeros... punto para ella.

En veinte días mi papá va a dejar de ser el único ser masculino de la casa. Ya está que rasguña las paredes entre mi madre, mi hermana y las dos perras. El encapuchado vuelve con pocas fotos (no parece hermano mío), más altura, más peso y amigos internacionales. En agosto volvemos a estar empatados: tres nenas y tres varones. Las dos perras desempatan, igual. Nike y Ludovika siempre firmes al momento de saltar, rasguñar y lamer para dar las bienvenidas (que pasan a cada rato).

A veces quisiera que hubiera menos bienvenidas sólo para que no haya despedidas. Aunque, es cierto, las despedidas gitanas de Chispa (que empezaron un jueves y terminaron el martes en el aeropuerto) y las del capucha (que no se quedó atrás y empezamos a despedirlo el 22 de diciembre... se fue el 9 de enero) estuvieron buenas. Carrasco se hace odiar algunas veces. Y los días parecen aferrarse al calendario, no pasar, hacerse rogar.

Mis hermanos vuelven diferentes. Más grandes. Más hombres. Los tres niños que se ven en la foto solo son un recuerdo de lo que fue, de una tarde en la casa de los abuelos sonriéndole a la vida porque estábamos juntos. Quien escribe, como de costumbre, atrás de la cámara, después tocó retar al nene capucha por la cara de boludo que, en este momento, sólo saca una sonrisa.

Escribe la que no está acostumbrada a extrañar, la que viaja sola desde antes de cumplir un año, la que tuvo su oportunidad, se fue y volvió. La que quiere romper el calendario y abrazar a sus hermanitos. Y no volver a soltarlos. Si eso fuera posible.

10 comments:

Viktor said...

Me gusta la manera en escribes emma! Muy buena foto la verdad, hasta agosto!

Besos

Emma said...

Te quiero mucho hermanito.

Minerva said...

Así te conocemos, Emma, eres la que está detrás de cámara, de libros, de celulares, de mensajes compulsivos y comentarios sinceros. El mejor diario que he leído.

juan rafael said...

No vas a dejar nunca de estar rodeada de gente que te quiere ;)

fantasía said...

Qué bonito es mostrar los sentimientos!
Me alegro mucho por ti. Disfrútalos ahora que están contigo..
Besito, guapa

anonetoy said...

Cuidado. Eso de incluir mujeres entre perras puede ser malinterpretado.

Por cierto, los nombres que eligieron para las perras son excelentes. Los tendré en cuenta.

JuanT said...

No te conozco, y siento que me estoy metiendo en algo que no me corresponde, pero estoy seguro de que no solo tus hermanos cambian...vos también debés de cambiar.

tan versátil como acústica said...

me interesó lo de las perras. tiene relación con el problema del entorno.

Minerva said...

Esperando actualización...
Tiene que haber salido algo bueno después del ensayo.

Juan Pablo López said...

que invierno más nostálgico...
(y que post tan sencible)