Wednesday, May 14, 2008

Musas

Mnemósine era la divinidad griega encargada de cuidar de la memoria humana. Ella era quien alejaba los malos recuerdos de la mente e incentivaba los buenos. De esa forma los hombres vivían en una especie de infancia continua sólo pensando en las cosas bonitas del mundo.

Hasta que. Zeus, dios de los dioses, le puso los ojos encima y bueno, no era fácil resistirse ante tal señor tan fuerte y poderoso (supongo que no ha de ser diferente a ahora, con la excepción del “dios” adelante del nombre). Así fue que Mnemósine cayó rendida a pies de este dios.

Por cierto: Zeus estaba casado (para que vean que la infidelidad no es cosa moderna). Y cuando su esposa, Hera, se enteró de sus acciones (otra vez, esa mujer no se cansaba de los cuernos), retuvo a su marido. Mnemósine (que como tantas otras habrá creído el cuento de que iba a dejar a la esposa por ella) cayó en una profunda depresión. Quedó sola con sus nueve hijas. No pudo seguir con su trabajo de apartar los malos recuerdos de las cabezas humanas. Cada vez la humanidad estaba más deprimida recordando los peores momentos (tendemos hacer hincapié en lo malo).

En un momento de luz decidió hacer algo por los hombres a los que alguna vez había servido, por lo que educó a sus nueve hijas para brindarle a los hombres paz, alegría y esa sensación hermosa de haber contribuido con el mundo cada vez que hacemos algo de arte.

Las nueve musas bajaban a la tierra, se relacionaban con los hombres. No podían borrar los malos pensamientos de sus cabezas, pero podían darle más alegría, darles algo más en que pensar, algo más para disfrutar. Un poema, una canción, dales una obra de teatro o el misterio de las estrellas.

Calíope: épica.
Clío: historia
Polimnia: pantomima
Euterpe: flauta
Terpsícore: danza
Erato: lírica
Melpómene: tragedia
Talía: comedia
Urania: astronomía

12 comments:

Indio Sangriento said...

Cada tanto se me aparecen esas nueve musas y me dan algo nuevo para olvidarme de la depresión por temas afectivos...
Pero en realidad me gustaría muchísimo más que bajara la cuernuda y me hiciera sentir eso que la gente llama enamoramiento, y que es tan subjetivo...
Muy lindo post, me hizo acordar a las clases de filosofía que tanto me gustaban...
Saludos

Equi said...

Las musas no suelen pasar por mi, se las puede contactar por e-mail...

Post mas que entretenido, por lo menos para quien no sabe nada acerca de ellas como yo.

chav chav

fantasía said...

A veces noto la presencia de esas musas, sobre todo cuando paso por tu casa ;)
Besitos, linda

Minerva said...

Ésa es mi Emma, amante de la épica (y el café). Por ahí nos convendría llamar a la tal Mnemósine para solucionar las amarguras, y a las musas para dar la primera bofetada a cierta persona.

La Flor de la Mafia said...

Muy bonito,realmente muy bonito

Damian said...

Me encanta la mitología griega. Tengo un libro que gordo gordo que cuenta toda la mitología en palabras sencillas. Está entre mis favoritos.

juan rafael said...

Y esas musas hicieron estudiar al hombre y se volvieron a producir más quebraderos de cabeza.

JGG said...

Un año más tarde Décimo Junio Bruto se encuentra en la actual provincia de Ourense... los soldados romanos están paralizados ante el río Lethes (río Limia)... el río del Olvido... al otro lado la entrada del Infierno... se negaban a pasar ante el temor de perder por completo la memoria... sabían que la Gallaecia estaba llena de oro... pero, ¡Ay del que cruce el río Limia! Nunca volverá a ser quien fue.

Bruto para dar ejemplo, cruza el río y desde el otro lado empieza a llamar a cada uno de sus soldados por su nombre, a sus decuriones con toda la genealogía de su familia, a los esclavos y termina con una rapsodia de Homero.

Prosigue su periplo triunfal aniquilando los poblados bracaerenses y sigue hasta el norte atravesando el Minus.

Ana Estu said...

hola.

¿cual seria la musa patrona del cine?

Juan Pablo López said...

esas malditas caprichosas...

tan versátil como acústica said...

me gusta la fantasía de que algo nos apoya cuando estamos desmotivados.

Walrus said...

Cada vez más griega...me encanta Emma.
Un beso