Sunday, April 20, 2008

El día que me sentí grande

Viajar a Montevideo para estudiar fue algo que asumí el día que nací: cuando fuera grande viviría en Montevideo y estudiaría en la universidad. Claro que iba a ser grande en mucho, mucho tiempo.

Sin darme cuenta arreglé de encontrarme con una amiga a medio camino entre mis estudios y los de ella. Entre la enfermería y la fotografía. Y seguimos caminando entre las calles sucias de Montevideo, entre las luces rojas, verdes y amarillas, sin saludar a nadie, cortando la conversación por el ruido.

De alguna forma me hice grande. Crecí, me volví lo suficientemente capaz como para estar en Montevideo, estudiando. Sentada en el living-comedor de otra amiga, nosotras cuatro hablando de las mismas tonterías de siempre, riéndonos de gente de antes, pensando en la que faltaba.

Éramos grandes. Y seguimos creciendo más, siendo un apoyo para la otra, haciendo de mamá en las noches de gripe, haciendo de hermana cuando había que pelear y estando presente en cada día del amigo. Crecimos todavía más. Hasta el punto de ser suficientes, de no necesitar a la otra. Hasta el punto de olvidar lo que fue, lo que fuimos y quisimos cambiar a un “lo que seremos” que afrontaremos sin la otra.

Los buenos amigos no son los de toda la vida”, voy a tomar las palabras de Magu, mirar las fotos viejas y sonreír, porque con ellas me di cuenta de que soy grande.
a
Emma
La foto es de hace muchos años, desde antes de saber qué queríamos ser cuando fuéramos grandes.

10 comments:

Equi said...

Ser un buen amigo es complicado, hasta el ultimo dia se pueda quedar afuera de la lista, creo que por eso se debe poner mas que nunca todo de uno.

chav chav

Emma said...

Es cierto, ser amigo es complicado. Y no sé qué tenemos las mujeres que las cosas complicadas nos encantan...

anonetoy said...

No hay nada mejor que el silencio posterior a un encuentro casual con un amigo de la infancia.

Hay que tomar el teléfono, llamar y encontrarse en un bar. Sin miedos, Emma, sin miedos.

fantasía said...

"Amigos son aquellos extraños seres que nos preguntan cómo estamos y se esperan a oír la respuesta".
Cuídalos, preciosa, la amistad es un bien escaso.
Besitos

Indio Sangriento said...

No me quedó claro, no te seguis viendo más con la loca?
Ta, no sé, ese post me dio un cacho de nostalgia pensando en viejos amigos que hace mucho tiempo no veo, y pienso que será de su vida... Y pienso que me dirían si hoy los veo...
Lindo post, lindo blog, seguire dandao vueltas por acá.
Saludos

Emma said...

Eso de que no me llevo más con la loca es sólo una forma de decirlo. Anonetoy, no puedo llamarlas por teléfono porque no nos alejamos por cuestiones de la vida. Me parece que sólo se puede resumir en que las mujeres somos complicadas y que nos cuesta estar bien y sin problemas. cuando no los hay, los inventamos.

Bloody said...

Me encantó este post cargado de nostalgia. Calamaro decía: "Todos mis amigos son iguales, y los que no son iguales son tan diferentes, que somos ausentes".

A veces dejamos de tener cosas en común con esas amigas "de toda la vida". Y hay que saber aceptarlo y mirar para adelante.

July in the sky with diamonds said...

Emma, leyendo tu post, me recuerda a algo parecido a mi historia, soy de Argentina, y me vine desde el interior a estudiar a Capital Federal.
Me vine con un grupo de amigas de toda la vida.
También sabiamos que cuando ¨seamos grandes ¨ ibamos a estar, juntas, más que nunca quizá.
Pero crecimos... nos hicimos grandes, y la vida nos separó (por elección) por diferentes caminos.
Tener a lo largo de la vida los mismos amigos, no los define como tales... eso seguro.
Pero, desde mi humilde opinión y experiencia, me parece que hay etapas y momentos en la vida de cada uno.
Algunos quedan, otros se van o nosotros mismos elegimos irnos.
Es lo triste, sin dudas, pero es parte de la vida.
Y lo que vale es lo maravilloso de saber, recordar que durante mucho tiempo se estuvo acompañada, y que en esa etapa sin lugar a dudas fueron amigos.
Ser grande, no es cosa fácil... ojalá fuera como uno se imaginaba desde la ilusion inocente de los años anteriores.
Saludos
Sorry por la extension!

EMO said...

"...Y seguimos caminando entre las calles sucias de Montevideo..."

Las de Buenos Aires son hiper mega sucias.

saludos!!!

pd: tu post es muy adulto. %)

Minerva said...

Tú eres una de esas amigas, Emma (de las verdaderas), que estuvo en el peor momento de mi vida y también cuando quise compartir la alegría.

PD: Es curioso. Da la casualidad de que sólo mis verdaderas amigas me dicen Magu, aunque no sepan por qué me decían así.