Friday, July 16, 2010

La ruta

La ruta es para mí como la pelota de fútbol era para Oliver Atom: mi mejor amiga. Nunca me abandona, siempre está pronta para iniciar la batalla cubriéndome la espalda. Por lo tanto, cada vez que tengo problemas, recurro a ella. Comportamiento no siempre sano, pero que brinda una oportunidad: la de volver a comenzar.

Siempre me gustó esa posibilidad, siempre la busqué. Un nuevo colegio, nuevos amigos, otro color de pelo. La posibilidad de ser de una forma en un momento, con ciertas personas, y de otra en circunstancias distintas.

Alambrado, pasto, vacas (muchas vacas) y árboles. Pero, además, la ruta presenta un sinfín de cosas más allá de la vista. Posibilidades, circunstancias y sueños. Toda una serie de imprevistos que se resuelven al momento, sin fechas ni cronogramas.

Me queda poco tiempo con Otra Sinfonía.

3 comments:

juan rafael said...

Cambiar en una mujer no es nada díficil, como tú misma dices, con ir a la peluquería ya hay cambio.

Catalina said...

eso es un cambio superficial.

january ~ said...

Gracias, Emma! Sí, la verdad qe es dificil romper con lo establecido. La clave está en naturalizar lo distinto. Pero bueh, ojalá los homofóbicos se curen y lo acepten.

Y por lo de tu entrada, no cierres el blog. Para mí es un escape. Sirve.

Te beso !