Monday, September 11, 2006

Piedras viejas




Colonia del Sacramento.
Me encantan estas piedras viejas. Tienen un poder calmante sobre mí. Cuentan historias de diferentes épocas, generaciones.
Mientras camino por las calles portuguesas, imagino esos vestidos enormes y el paso de los caballos.
Entonces miro hacia adelante. Y veo un papel de alfajor en el piso. Se acabó la ilusión; la realidad me da una cachetada.
Pero ese segundo de fantasía no tiene precio.
Emma.

5 comments:

Anonymous said...

tal cual. Si no es un papel de alfajor es uno de chicles. O un paquete vacío de cigarro. Y los lunes, después que pasan los argentinos, está lleno de botellas.

AtiluM said...

jajaaaa... yo vengo de ahí y nunca saqué fotos tan lindas.
No paso mucho por esas calles, pero me encantan y siento lo mismo que vos.
La gente de colonia no las valoran tanto.

No me acuerdo ni como arranqué a comentar en tu blog... te conosco?, tengo una lista con los blog anotados que he pasado y me parecieron que valian la pena... Y hoy he vuelto.
Un saludo!

EL PRESO CRÁTICO said...

Amo Colonia. Amo lo que decís. Caminar sobre tanta historia...
Las piedras que pisás fueron pisadas por vaya a saber uno quién...
El final me recuerda a unos versos de F. Pessoa, mi ídolo, que dice:
"El hombre ha salido de la tabaquería (¿metiéndose el
cambio en el bolsillo de los pantalones?).
Ah, le conozco: es el Esteves sin metafísica.
(el propietario de la tabaquería ha llegado a la puerta.)
Como por una inspiración divina, Esteves se ha vuelto y
me ha visto.
Me ha dicho adiós con la mano, le he gritado ¡Adiós,
Esteves!, y el Universo
se me reconstruye sin ideales ni esperanza, y el propietario
de la tabaquería se ha sonreído."
Si querés te mando el poema entero. Es genial. El mejor. Se llama TABAQUERÍA.
beso

Emma said...

No, gracias Preso, con Baudelaire me alcanza...
(Aunque si querés, ya tenés mi mail)

Urbanística said...

Lo lindo es imaginarse todo lo que esas "piedras viejas" habrán presenciado.